Dogma cristiano: Desarrollo y Evovulación

 El Desarrollo del dogma:

Desde los tiempos del Nuevo Testamento han existido personas particulares que han tenido en una forma especial el encargo de transmitir y velar por la integridad del mensaje: los apóstoles y sus sucesores. Se trata de una misión recibida de Cristo, que es continuación de Cristo y tiene la función de prestar un servicio a la vida de la Iglesia. La autoridad del magisterio está sometida a Cristo (no es absoluta) y está al servicio de la plenitud de vida de fe de la Iglesia. El magisterio de la Iglesia no está sobre la Biblia, sino que tiene la tarea de atestiguar la verdad de la Sagrada Escritura. Se trata de servir a la continuidad de la presencia de la salvación de Cristo en el mundo por medio de la Iglesia.

Visto que la Iglesia, en virtud de su constitución por Cristo y no por su propia virtud o sabiduría, no puede caer en el error, el problema es cómo se realiza concretamente esta característica suya. Lo que dice la doctrina de la infalibilidad es que allí donde la Iglesia en su autoridad doctrinal se presenta enseñando con una exigencia última en nombre de Cristo, la gracia y el poder de Dios impiden que esa autoridad doctrinal abandone la verdad de Cristo.

Conclusión
Los dogmas son formulaciones de fe que la Iglesia profesa, explicitando la única revelación escrita, dándole de esta forma una mejor compresión de la palabra revelada. La reflexión doctrinal de la Iglesia, a partir de la Escritura revelada, ha ido concluyendo en dogmas acumulativos haciendo que el dogma sea en cuanto a su contenido una verdad de revelación, en cuanto a su forma un principio doctrinal y en cuanto a su validez objetiva una afirmación de fe infalible.

Dogmas en la actualidad

Actualmente es posible ver más y más individuos no creyentes en los dogmas tradicionales debido principalmente por la mayor libertad de opinión y expresión que ha logrado la humanidad y la progresiva globalización que ha facilitado el adquirir diversos conocimientos tanto humanos como científicos, propiciando múltiples cuestionamientos y sus correspondientes respuestas que de una u otra forma han marcado la evolución y por ende la identidad de algunos hombres y mujeres. Sin embargo a esto, se contraponen aquellos que no han podido lograr abstraerse de su contexto social, manteniéndose inmersos dentro de una identidad cultural firmemente sostenida en las costumbres y tradiciones adquiridas en el transcurso del tiempo, de tal forma que el mejor ejemplo de identidad propia y “eficaz” es la latinoamericana, que constituida por la superposición violenta de la cultura española sobre la indígena, da lugar entre otros factores a una religión fuertemente arraigada, debido principalmente al método inicial de difusión y represión utilizado por los representantes oficiales de la doctrina.

¿Pero por qué aun cuando los no creyentes han aumentado, los fieles dogmáticos siguen superándolos en número?.En breves palabras esto ocurre porque es más fácil nadar a favor de la corriente, que nadar en contra, es decir es más conveniente aceptar lo ya dado, sin necesidad de la presentación problema-solución, que la continua búsqueda del conocimiento con sus consecuentes reflexiones y determinaciones, muchas veces contradictorias al pensar común de la sociedad.

En consecuencia aquellos que creen sin cuestionar  y que constituyen el mayor porcentaje de la sociedad, no ven más que como a un absurdo con aires de verdaderos a aquellos que “nadan contra la corriente”.

Tratando en cualquier interacción con ellos conocer sus motivos, pero más que eso, dar una especie de charla de tono ofensiva con el objetivo de persuadir al aludido de que su pensamiento es errado y el propio correcto.

Dogmas fuera de la religiòn

Debido al uso más extendido del vocablo dogma, y por extensión, el término dogmatismo designa la tendencia a erigir fórmulas que expresan conocimientos en verdades indiscutibles, al margen del estudio, de la crítica y del debate. El término “dogmático” conlleva en su significado que dicha creencia es llevada de forma acrítica y conformista, y tiene connotaciones negativas. Sin embargo, cabe recordar que no todo dogma implica dogmatismo, y que existen dogmas que se toman en sentido positivo en todos los aspectos del conocimiento; es lo que Thomas Khun llamaba paradigmas.

En este sentido, muchas creencias no religiosas son descritas como dogmas en campos como la ciencia, la politica, la filosofia y los temas sociales.
Por ejemplo, hay personas que creen que la evolucion es un dogma científico que pocas veces se cuestiona, cuando en realidad la evolución a pesar de ser un hecho documentado es aún extensamente discutida incluso en las páginas de discusión de esta misma enciclopedia. Sin embargo la evolución biológica y su cuerpo teórico no es un dogma porque no hay ningún aspecto de la teoría que no pueda discutirse dentro del ámbito científico. La democracia puede ser interpretada como un dogma político tomado como inapelable en distintos medios. Estos son ejemplos de casos en que el concepto de dogma puede ser aplicado, correcta o incorrectamente, a conceptos no relacionados necesariamente con creencias religiosas.

Los dogmas, por otra parte, son vistos como la antítesis del pensamiento analítico científico debido a que los dogmas religiosos se consideran verdad aunque no haya pruebas.

También puede verse el uso peyorativo del concepto cuando se quiere hacer ver que una tesis no tiene fundamento real, y se la califica de dogmática.

Dogmas de la fe

Los dogmas católicos son las creencias esenciales que identifican y definen el credo católico frente a otras confesiones cristianas, si bien algunas de estas creencias son comunes a otras denominaciones cristianas (e.g. Encarnación, Trinidad). Para un católico el dogma es una verdad revelada por Dios y propuesta por la Iglesia, para la creencia de los fieles.

Los dogmas católicos se basan en la Biblia y en la Tradición Apostólica. Así como los hebreos tenían su tradición (que fue la base de gran parte de los libros del Antiguo Testamento), así los católicos tienen la tradición apostólica transmitida de generación en generación de forma escrita y oral.

Algunos dogmas esenciales son:

  • Trinidad de Dios (hay tres personas divinas, no tres dioses: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que forman el único Dios)
  • Eucaristía (pan y vino transformados en el Cuerpo y la Sangre de Cristo)
  • Inmaculada Concepción (la Virgen concebida sin pecado original)
  • Maternidad Divina (la Virgen es la madre de Dios)
  • Virginidad Perpetua (María siempre Virgen)
  • Asunción de la Virgen (María es asunta llena de gloria a los cielos y es coronada como “Reina y Madre de todo lo creado”)

Catolicismo

 es un término general que sirve para describir la “Iglesia Universal de Jesucristo”, su teología, doctrina, liturgia, principios éticos y características y normas de comportamiento, al igual que al conjunto de seguidores del catolicismo como un todo. Aunque el término catolicismo se usa por lo general para hablar de la experiencia cristiana compartida por los cristianos que viven en comunión con la Iglesia de Roma.

La Iglesia católica apostólica romana se extiende principalmente en países de Europa del suroeste, Europa central y de América Latina y en Filipinas.

Es la iglesia cristiana con mayor extensión y la más antigua de las confesiones cristianas, de la cual se derivan otras iglesias autodenominadas católicas, su centro actual es el Vaticano, en Roma (Italia), donde reside el Papa, quien es considerado por los católicos romanos como cabeza del Colegio de los Obispos, en tanto que sucesor de San Pedro, Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia. La sede papal residió en Aviñón, Francia, en un breve período de tiempo de la Baja Edad Media.

De manera más exclusiva el término se refiere solamente a la Iglesia católica, compuesta por 23 iglesias sui iuris que se encuentran en completa comunión con el Papa y que en conjunto reúnen a más de mil millones de fieles (un sexto de la población mundial y más de la mitad de todos los fieles cristianos). La principal característica distintiva de la Iglesia católica es el reconocimiento de la autoridad y primacía del Papa, obispo de Roma.

 

 

 

 

Dogmas Marianos

Actualmente existen 4 dogmas marianos, los cuales explicare con mas dedicacion:

  1. LA MATERNIDAD DIVINA

Madre de DiosEl dogma de la Maternidad Divina se refiere a que la Virgen María es verdadera Madre de Dios. Fue solemnemente definido por el Concilio de Efeso. Tiempo después, fue proclamado por otros Concilios universales, el de Calcedonia y los de Constantinopla.

El Concilio Vaticano II hace referencia del dogma así:

“Desde los tiempos más antiguos, la Bienaventurada Virgen es honrada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles acuden con sus súplicas en todos sus peligros y necesidades” (Constitución Dogmática Lumen Gentium, 66)

+

2. LA INMACULADA CONCEPCIÓN

InmaculadaEl Dogma de la Inmaculada Concepción establece que María fue concebida sin mancha de pecado original. El dogma fue proclamado por el Papa Pío IX, el 8 de diciembre de 1854, en la Bula Ineffabilis Deus.

“Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, fue por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente en previsión de los méritos de Cristo Jesús, Salvador del genero humano, preservada inmune de toda mancha de culpa original, ha sido revelada por Dios, por tanto, debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles.”

 

 

3. LA PERPETUA VIRGINIDAD

Maria Siempre VirgenEl dogma de la Perpetua Virginidad se refiere a que María fue Virgen antes, durante y perpetuamente después del parto.

Ella es la Virgen que concebirá y dará a luz un Hijo cuyo nombre será Emanuel” (Cf. Is., 7, 14; Miq., 5, 2-3; Mt., 1, 22-23) (Const. Dogmática Lumen Gentium, 55 – Concilio Vaticano II).

 

 

 

 

4.LA ASUNCIÓN

AsunciónEl dogma de la Asunción se refiere a que la Madre de Dios, luego de su vida terrena fue elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial.

Este Dogma fue proclamado por el Papa Pío XII, el 1º de noviembre de 1950, en la Constitución Munificentisimus Deus:

“Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo”.

 

Informacion Extraida de: http://www.ewtn.com/spanish/maria/dogmas_marianos.htm